Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 30 de noviembre de 2012

La esperanza y la libertad teñidas de resistencia


El día después de las votaciones...
Los viernes en Palestina, son como los domingos en Occidente, o por lo menos en el Occidente donde yo crecí.
La gente descansa, camina por las calles, bebe te en las veredas, fuman narguile, discuten sobre política y sobre fútbol. Hay un ambiente de paz y tranquilidad.
Hoy, en especial, las personas lucían más relajadas de lo habitual. Quizá porque es viernes y este paisaje es habitual; en realidad no le se, es mi primer viernes en esta hermosa ciudad.
Quizás, porque la sesión de la ONU fue positiva en términos de votos; quizá, porque 138 países brindaron apoyo diplomático a un grupo de personas que han ocupado gran parte de sus vidas en resistir bombas, esquivar balas, reconstruir casas, reorganizar ciudades, desplazar poblaciones enteras, recibir refugiados de ciudades asediadas, guardar llaves en sus bolsillos esperando regresar a sus casas.
Nunca viví rodeado de alambrados electrificados, muros, ametralladoras automáticas, tanques, hummers patrullando las calles, controles en la ruta cada 30 km, aviones caza sobrevolando mi cielo, militares entrando en mi casa en la mitad de la noche, nunca fui encapuchado y detenido sin razón, nunca me maltrataron por mi color de piel, nunca me robaron el lugar donde viví, nunca mataron un hijo mio delante de mis ojos, nunca tuve que pedirle permiso a otro país para salir de mi país.
Todas estas situaciones son cotidianas en el lugar donde estoy trabajando.
Yo nací libre y crecí en libertad. Podemos discutir el concepto de libertad durante muchas horas, días, meses y años, pero de lo que estoy seguro, es que en los denominados Territorios Palestinos no existe la libertad, o por lo menos el tipo de libertad que yo conocí y conozco. Soy cociente que una generación argentinos, y otros ciudadanos latinoamericanos, padecieron abusos a los derechos humanos y vivieron bajo el régimen de sistemas que no simpatizaban demasiado con la libre expresión y la libertad de pensamiento. Ese no fue mi caso.
En mi caso, mi experiencia, o mejor dicho, la vida, Dios y mis decisiones me pusieron en este pequeño lugar en el mundo, este pequeño espacio restringido en libertades y expresión.
Hoy me toca poner el cuerpo, el espíritu, la sonrisa y los oídos en este lugar carente de libertades. Por momentos no lo entiendo, por momentos siento mucha impotencia, por momentos me dan ganas de llorar, por momentos no lo puedo creer; me parece que voy a despertar y que solo fue una especie de sueño, una mala pesadilla que se pasará cuando me levante y me fume un pucho. Pero no, cierro los ojos, los abro, y esas sensaciones siguen atravesando todo mi cuerpo, mi vida.
Hoy por la tarde, cuando caminaba por la calles de Tulkarm sentí alivio, sentí que las energías en el aire estaban renovadas, sentí que el sol y la brisa cargaban mis baterías, sentí en las sonrisas y las miradas de la gente que se me iba cruzando por las calles una especie de alegría que me contagiaba ganas de vivir. Sentí que había olor a esperanza y libertad. Quizás ustedes piensen que estoy loco, que la libertad y la esperanza no se pueden oler, que son dos conceptos creados por las mentes racionales para definir determinadas situaciones socio-políticas y espirituales. Quizá tienen razón, en relación a la locura. Yo lo sentí y no me lo van a robar.
Cuando volvía a casa me acordé que tenia que comprar pan. No podía encontrar ninguna panadería o algún lugar parecido en donde comprar pan, porque era viernes, día santo. Finalmente, después de dar muchas vueltas, perdido por varias veces, me encontré con Ahmad. Otra vez el problema del idioma quiso tomar la delantera y cortar la comunicación. Nos resistimos. Nos pusimos a conversar en inglés y Ahmad me comentó que el nació por el '46, entre bombazos y balazos, y que su vida ha sido una peregrinación escapando de la guerra. A él no le interesa pelear. Me dijo que le cuesta creer, no a su Dios, eso no es un problema; a él le cree. Le cuesta creerle a los seres humanos. Me volvió a repetir que no le gustan las peleas, pero que si es necesario se va a desangrar en el suelo antes de abandonar el lugar donde nació.
Le quise pagar el pan y no me lo cobró. Me agradeció infinitamente por el trabajo de los Acompañantes Ecuménicos. Me comentó que los 30 y pico de equipos que habían pasado por Tulkarm habían hecho, cada uno a su manera, un trabajo impagable.
Me siguió agradeciendo. Yo seguía insistiendo en que me cobrase. Estuvimos unos minutos con esa conversación, y casi me terminó echando para que no le pagara. Finalmente me fui.
Junto con estas palabras, les dejo una imagen de este encuentro.
Que el Dios de amor nos modifique en cada encuentro. Oj'ala que Jesucristo se cruce en sus caminos todas las veces que lo necesiten. Que el Espíritu que da vida restablezca sus fuerzas y derrumbe prejuicios que producen dolor y muerte para dar lugar a la resurrección y la vida.
Hasta otro día.
30.11.12 – Tulkarm - Territorios Palestinos
Jonathan Michel



No hay comentarios:

Publicar un comentario